Monday, June 26, 2006

Tercera Temporada. Capítulo 11. Y así empezó todo…


Santa Barbara, Lunes 26 de Junio de 2006

5

Abro el buzón. Una carta del banco, otra de la Universidad, y una postal enviada desde Barcelona. El dibujo de la postal, más de una docena de vacas. Del texto manuscrito, me quedo con una pregunta: “¿Has encontrado ya tu cencerro?” Llego a casa y anoto la pregunta en el cuaderno naranja. Preparo la mochila para ir a la Universidad, y no me olvido del cuaderno naranja. Me voy a la compra, y me llevo el cuaderno. El cuaderno naranja es el cuaderno de las Crónicas Californianas. Allá donde voy, anoto las ideas que surgen para las Crónicas. Yo y mi cuaderno naranja. O mejor, las C. C. y el cuaderno naranja. La lista de temas para las Crónicas que han quedado en el tintero supera el centenar. Llega el viernes y sé que tengo que ponerme con el siguiente capítulo de las Crónicas. Gracias a ellas, mi trauma-pánico a los fines de semana se ha reducido, aunque no ha desaparecido. Viernes, sábado, y domingo: días para releer el cuaderno y ponerme a escribir. Las tardes de los domingos, las más emocionantes de la semana. Europa duerme, yo escribo estas líneas. Esa emoción – que da la diferencia horaria – se repite también los lunes por la mañana. Es lunes – el fin de semana ha acabado y respiro aliviado – y me despierto media hora antes, con la emoción de leer los primeros comentarios en el blog o los primeros correos electrónicos.

6

Todavía no son las ocho de la mañana. Vuelvo con Roko de nuestro paseo matinal, le doy de comer, le recuerdo que volveré por la tarde, cojo las llaves y me voy a trabajar. Escucho a Pablo Motos en la radio. Llego a la oficina, aparco y subo en el ascensor. Es una decisión difícil de tomar. Han pasado solamente varios meses desde que empezamos a trabajar juntos. No estoy pasando un buen momento personal, e ir a la oficina es simplemente ir trabajar. “Formáis un equipo ejemplar,” nos dicen. “Es mi mayor apoyo personal,” pienso. Es una decisión difícil de tomar. Finalmente, decido cambiar y es a ella a quien primero se lo comunico. “Me atraen mucho los nuevos retos,” le digo – al mismo tiempo que intento contener la emoción. Conduzco de vuelta a Madrid, son las ocho de la tarde, escucho a Pedro Blanco en la radio. Volveré todos los días a la misma oficina, y ya no será lo mismo. Volveré a casa todos los días, y seguirá siendo lo mismo. No estoy pasando un buen momento personal. Peter Pan sigue empeñado en seguir escondiendo mi cencerro. Y yo sigo empeñado en seguir dándole la razón a Grace: “¿Sabes qué dicen sobre lo que debes hacer cuando te pierdes en el bosque? Si te quedas quieto, si buscas un sitio y no te mueves, no te preocupes, te encontrarán.”

7

“Escríbeme y cuéntame qué tal te va todo por California.” Muchos de vosotros coincidíais en querer saber qué tal me trataba la vida frente al Pacífico. El pasado 23 de septiembre envié por primera vez un tímido correo electrónico cuyo asunto decía “Crónicas Californianas.” Vuestra respuesta, vuestro ánimo, y vuestro interés queriendo saber más, me animaron a seguir escribiendo, a seguir enviando correos electrónicos y fotografías intentando reflejar mi vida y mis impresiones en California. Años atrás, después de elegir por el cambio en la oficina, temí perder uno de mis apoyos personales. Años después, tras muchos cambios en nuestras vidas, sigue siendo uno de mis apoyos personales. Me animó a saltar de los correos electrónicos al blog, y me regaló su primer óleo, compañero de mesa de mi portátil. Seguí escribiendo, y cada capítulo era un nuevo reto para mí. Queríais más, y vuestras respuestas han sido la mejor motivación personal que he recibido en California para seguir escribiendo, para seguir descubriéndome. Vuestro interés despertó el mío, y busqué y releí lo que había escrito desde el instituto. Ficción y no ficción; micro relatos de “literatura fantástica” y “literatura de terror”; poesía y artículos periodísticos. Mi madre y vuestro inesperado interés por las Crónicas me habéis ayudado a recordar a qué jugaba cuando era pequeño, a qué quería ser de mayor cuando tan sólo era un niño.

8

Cuando llegué a California el pasado mes de septiembre, no lo hice solo. Peter Pan voló conmigo: todavía no había decidido qué quería ser de mayor. Sin embargo, las tres pasiones vitales que me empujaron a venir, siguen intactas: la búsqueda del conocimiento, enfrentarme a nuevos retos, y escribir. La Universidad ha cumplido con expectativas que ni siquiera hubiera imaginado, así como me ha ayudado a madurar. California ha sido uno de los retos personales y profesionales más importantes de los últimos años. En cuanto a la tercera pasión, intentaré responder a la pregunta “¿Cómo quiero que sea mi vida dentro de diez años?” Cierro los ojos y veo a un hombre de mediana edad, con el pelo blanco, sentado frente a un portátil, trabajando como periodista, escribiendo desde diferentes lugares. En unos días estaré de vuelta en España, y finalmente volaré solo: Peter Pan se quedará en California. “The most exciting, challenging, and significant relationship of all is the one you have with yourself. And if you find someone to love and to be loved, that’s just fabulous.” “La relación más emocionante, retadora e importante de todas, es la que tienes contigo mismo. Y si encuentras a alguien a quién amar y ser amado, es simplemente extraordinario”

¡Feliz Verano!

Más en
http://lablogola.blogspot.com

8 comments:

Ros said...

Necesito volver a leerlo tranquilamente para contestarte pero es precioso en una primera lectura...

Es una temporada mala a nivel personal para muchos, no es consuelo pero no es malo, simplemente pasará y disfrutaremos de lo bueno... piensa que lo mejor está por venir... y llegará seguro...

Y sí, estoy de acuerdo, encontrar a alguien a quien amar y que te ame debe ser precioso... cuando ocurra...

Nos vemos en Madrid!!!!!!!! aunque nunca me he sentido muy lejos

Doctora Queer said...

Lo confieso, hoy SÍ me ha fastidiado no ser el primero en escribir un comentario: me levanto, enciendo el ordenador y, como es lunes, una de las primeras cosas que hago es visitar CC. No está puesto todavía el post de la semana: pensé que con todo el estrés de las despedidas, esta semana se retrasaría. Tenías todo el derecho del mundo.

Miro mi correo y veo un correo tuyo invitándonos a visitarte en la blogosfera. Cuando vuelvo a tu blog y termino de leerte, ya ha escrito Ros su comentario. ES INJUSTO!!!!

Pues nada, que aquí te esperamos para estar orgullosos de ti.

Buen viaje de vuelta!

marisabel said...

Me alegro de que por fin hayas encontrado tu cencerro! Te espero la primera semana de agosto en Barcelona. Un besazo y buen viaje!

Fernandito said...

Muy emotivo, sí señor.
Lo malo es que hayas transformado a peter pan en un lastre. Ahora estás ligero, pero no puedes volar.
De todos modos, gracias por acompañarnos en nuestros viajes.

peter said...

Tendremos el placer de leer las "Crónicas Madrileñas de ahora en adelante?
Espero que si

INMA said...

Me alegra que vuelvas, al igual que me alegro muchísimo por ti de todas tus experiencias vividas y que gracias a tus relatos hemos vivido contigo desde España.
Muchas gracias por hacernos pasar tan buenos momentos.
Espero verte de nuevo este verano y tomarnos unas copas juntos.

PD:Estoy de acuerdo con Peter ¿tendremos cronicas Madrileñas, Asturianas, Nigerianas, ...,o del lugar donde vayas?
No dejes de escribir nunca, lo haces francamente bien, porque sabes como llegar a las personas y eso es lo más importante.

Muchos BESOTES!!!!!!

INMA

murciana lisonjera said...

HOla José Luis, soy José Ant. (el murciano ma...que conociste de la mano de Ignacio) ha sido un placer leerte // leeros (D.Q. amanida...) de la mano y pluma vuestra me he estoy introduciendo en vuestras vidas y os quiero para amigos.
Un besote mu fuerte que espereramos Javi y yo darte en persona.

Laura said...

¿Y ahora a quién puedo robarle las frases para mi blog?
Snif snif... me gustaría poder recibirte en Madrid... pero quizá en septiembre cuando vaya para los exámenes...